Historia de la Hacienda

Hacienda San José "una Mágica Realidad".

En esta Hacienda de entrañable tradición familiar, en sus inicios se desarrolló una importante actividad agropecuaria a través del cultivo, procesamiento y comercialización de la Caña de Azúcar; testimonio de aquellos tiempos, aún se conserva la Noria del viejo trapiche, y del desarrollo de la actividad de ganadería; con la elaboración y comercialización de sabrosos quesos

Haciendo honor a las bellezas naturales del lugar, hemos desarrollado un importante complejo turístico, conformado por 44 cabañas, áreas recreativas con piscinas, parques infantiles, restaurante, acceso al río a través de senderos naturales, mesas de ping pong, zonas de parrilleras, y extensas áreas verdes.

Este complejo planificado, ejecutado y gerenciado por la Arq. Gisela Carrillo, se inició en el año 1998, con la ejecución de la primera cabaña y se ha desarrollado progresivamente con la participación de toda la familia Carrillo Quintero unida, valorando el ejemplo y el esfuerzo de nuestro Padre "Don Enrique Carrillo Adriani", ¡siempre presente, a pesar de su ausencia!.

Actualmente, seguimos planteando innovadoras ideas para seguir ofreciendo una excelente opción de alojamiento en nuestra bella Mérida; creciendo en este hermoso proyecto llamado:
"Hacienda San Jose".

Fue así, como en primer lugar, se elaboró el proyecto urbanístico, como base para lograr un desarrollo planificado, ordenado y orientado al logro del objetivo general; como es la culminación de un complejo turístico integral. No contábamos con recursos para emprender la obra en su conjunto, debido a lo cual nos planteamos un plan de inversión, de tal manera que lográramos contar con instalaciones operativas que pudiéramos poner en servicio progresivamente y así obtener recursos para reinvertir en el avance del proyecto y paralelamente, teniendo como norte la calidad de servicio, se fue ejecutando el plan de promoción y mercadeo, a través de prensa escrita nacional, visitas a diferentes ciudades del país, promociones a empresas y publicidad a través de internet; siendo muy importante nuestra calidad de servicio como base para contar con una gran promoción “boca a boca”; que a su vez nos compromete a mantener la calidad del servicio y a elevar nuestra oferta.

En el año 1999, se ejecutó el proyecto eléctrico, a través del cual se hizo la conexión a la red de alta tensión, se instaló el transformador previendo la carga futura y la distribución en baja.

En el año 2000, se hizo la distribución de la red de aguas blancas, y la construcción del tanque de almacenamiento, tomando en cuenta el consumo a futuro: igualmente la red de aguas negras.

Más adelante, se fue construyendo la vialidad interna, la cual, aunque se planifico en conjunto, se fue haciendo por tramos, dándole acceso a las cabañas e instalaciones que se iban construyendo; de tal manera, que a medida que se avanzaba en el proyecto, se podía contar con cabañas totalmente operativas, desde todo punto de vista. Esta se concluyó en el año 2009.

Paralelamente se construyeron los cerramientos con paredes de bloque de cemento, para lo cual, previamente, se preparó un área y se adquirió la maquinaria y el equipo para la fábrica de los bloques, lo cual sirvió, además, para apoyar la construcción de cabañas y otras instalaciones. Luego se fueron colocando los portones con motor eléctrico (4 portones) y posteriormente hemos colocado el cercado eléctrico, de tal manera de poder ofrecer mayor seguridad interna.

En el año 2002 se restauró la casa Colonial de la Hacienda, manteniendo su diseño y estructura original: La consideramos como una reliquia familiar, histórica y arquitectónica y junto a ella la noria del viejo trapiche, sistema hidráulico de la molienda de la caña de azúcar, realmente de gran interés histórico, siento un testimonio de un pasado laborioso; digno de mantener en el recuerdo. Además, se han venido desarrollando las áreas sociales y recreativas; contando hoy día, con cuatro piscinas, y otras instalaciones recreacionales.

En el año 2009 se construyó la Capilla en honor a San José, nuestro patrono; en un punto estratégico de la Hacienda, desde donde se puede observar todo el complejo.